Bienvenidos al Aula donde se impartirá el Módulo sobre Psicología del delito con una carga lectiva total de 175 horas.

Son objetivos del Módulo ofrecer una visión general de la psicología del delito, profundizando en los siguientes aspectos dentro de esta área de trabajo del psicólogo forense.

- Un marco conceptual que permita al alumnado incorporar la perspectiva de género desde la que intervenir en casos de violencia. Mejorar las habilidades profesionales en la detección, prevención, intervención y evaluación de dichos casos.

- Conocer el funcionamiento de las instituciones penitenciarias y el desempeño profesional del psicólogo/a en las mismas.

- Así mismo, haremos especial referencia al ámbito de la evaluación forense de los menores infractores.


Este curso constituye un Módulo completo dentro del currículo académico del Máster en Psicología Jurídica y forense. Su contenido se desarrolla a través de tres asignaturas diferenciadas, que se imparten de forma independiente aunque su contenido, de forma global, integra la formación completa en materia de psicología del delito.

  Violencia y género: protocolos de evaluación e intervención psicológica forense (50 horas)

Fechas de realización: del 24 de junio al 7 de julio

    Psicología penitenciaria (50 horas)

Fechas de realización: del 8 al 21 de julio

   Psicología jurídica del menor infractor (75 horas)

Fechas de realización: del 2 al 22 de septiembre


De esta forma, el programa formativo elaborado, está dotado de flexibilidad para su realización dados los destinatarios a los que se dirige, de forma que se permite a los profesionales en ejercicio su realización total o parcial en función de sus intereses.

Para que puedas conocer el contenido académico del módulo, debes consultar el documento introductorio que te permitirá acceder al contenido completo propuesto.

Documento Introductorio del módulo


Fechas de realización: del 24 de junio al 7 de julio

Objetivos: En este curso buscamos ofrecer al alumnado un marco conceptual que le permita incorporar la perspectiva de género desde la que intervenir en casos de violencia. Mejorar las habilidades profesionales en la detección, prevención, intervención y evaluación de dichos casos. También se abordarán  los principales aspectos que definen los comportamientos de los hombres maltratadores. 

Fechas de realización: del 8 al 21 de julio

Objetivos: El objetivo de esta asignatura es trasladar al alumnado un breve resumen de cuál es el campo de intervención del Técnico Psicólogo/a en Instituciones Penitenciarias, ofreciendo por un lado un marco conceptual y legal que le permita conocer el funcionamiento de estas instituciones, así como las relaciones afines con otros profesionales, con los que comparte espacio y tareas y junto con los que ha de tomar relevantes decisiones que afectan a la vida de las personas privadas de libertad y/o que cumplen  pena y/o medida alternativa.

La psicología penitenciaria es un vasto  campo de intervención  donde su formación, experiencia y pericia  se ponen a prueba día a día y su misión  se orienta a dar cumplida cuenta del mandato constitucional de reeducación y reinserción social.


Del 2 al 22 de septiembre en el Campus Virtual del COPAO.

Objetivos:

En este aprenderemos a evaluar a nivel forense los menores infractores y predecir el riesgo de reincidencia con la guía SAVRY (Structured Assessment of Violence Risk in Youth). La SAVRY nos permite hacer una valoración clínica estructurada que tiene como objetivo evaluar el riesgo de reincidencia y comportamiento violento en jóvenes. Su finalidad es servir de apoyo a los profesionales en la detección de riesgos, necesidades y factores protectores, así como en la toma de decisiones consiguiente en la intervención para, de este modo, prevenir y reducir el riesgo de cometer nuevos hechos delictivos.

También se pretende exponer a modo de revisión algunos de los tratamientos más eficaces que se aplican en la actualidad en relación a los adolescentes que han cometido actos delictivos y tienen medidas educativas en justicia juvenil. Cabe señalar que resulta necesario llevar a cabo una intervención desde la prevención primaria, secundaria y también desde la prevención terciaria. De esta manera, se podría tener más éxito en la reducción de la delincuencia juvenil.